Descubierta la constante matemática de la corrupción