El Gobierno intenta impedir que el dictador sea enterrado en La Almudena por razones de seguridad y orden público