Forcadell, a su llegada al Supremo