La grabación de Fernández Díaz revienta la campaña