El PP y el Gobierno creen que la sentencia sobre los escraches legitimiza la violencia