Valenciano espera que su decisión de dejar Twitter sirva para abrir un debate sobre la libertad en las redes sociales