ETA reconoce en "el daño causado" y su responsabilidad en un "sufrimiento desmedido"