Presos de ETA reconocen el daño causado y estudian aceptar la legislación penitenciaria