Los etarras volvieron a llevarse las armas tras enseñarlas a los verificadores