González pone la mano en el fuego por Chaves y Griñán