Díaz pretendía un golpe “en la línea de flotación” del gobierno de Artur Mas