La Casa Real y el Conde de Fontao, asesorados por el abogado Jiménez de Parga