La CUP rechaza investir a Artur Mas y aboca a Cataluña a nuevas elecciones