Una cena de gala en Buckingham, broche de oro a la jornada de los reyes en Londres