Y Bárcenas cortó la señal