Los dos policías españoles murieron en un intercambio de tiros con los talibanes