La Audiencia Nacional condena a 3 etarras a 3.860 años cada uno por un atentado