El apalabrados, en la Asamblea de Madrid