Escalofriante confesión de Philip Seymour Hoffman: "Si no paro, voy a morir"