Las faltas de ortografía se disparan a todos los niveles