Los universitarios, a la caza de alojamiento para el curso