La subida del alquiler expulsa a los inquilinos de algunos barrios