El Estado portugués aportará hasta 450 millones a la inyección de 792 millones solicitada por Novo Banco