Uno de cada cinco españoles está por debajo del umbral de la pobreza