Más de 860.000 jóvenes parados han dejado de buscar trabajo