Los estibadores, dispuestos a bajar un 6% su sueldo para contribuir al acuerdo