El 14,7 por ciento de los españoles tiene un salario bajo