El agujero del sistema financiero español es de 62.000 millones