El Robin Hood de los bancos, ante el juez