El rey, en vaqueros y sin corbata