Grecia no contempla un 'plan B' en las negociaciones con sus acreedores