Las mujeres siguen cobrando un 24% menos que los hombres