¿Qué se exigirá a cambio del balón de oxígeno del BCE?