La disputa por los lazos amarillos anticipa el 'otoño caliente' en Cataluña