El déficit del Estado se multiplica por cinco en un año