El insólito sapo sin cabeza que ha dejado sin palabras a los científicos