El restaurante de la familia Bardem cierra y deja a sus empleados sin trabajo