La piscina del Arenal Sound, no apta para todos los gustos