Los pantalones muy cortos se perfilan como la prenda estrella este verano