Rescatadas gracias a las pulseras de un concierto de Taylor Swift