Romy Schneider, la emperatriz que murió joven y desdichada