Los reyes, preparados para la ceremonia del Cervantes