David Beckham, de celebración