Brad y Angelina, el divorcio del año