ARCO abre sus puertas cargada de provocación