El Congreso se vacía de corbatas