El dueño del vehículo que sembró el pánico en la M-30 recoge su coche