Locura por el estreno mundial de la última entrega de Star Wars