El celador de Olot confiesa el asesinato de otros 8 ancianos