Los tres activistas españoles aterrizan en Barcelona